Mesas de Villaverde

 
 
El Entorno
PROVINCIA :  Málaga LOCALIDAD DE REFERENCIA : Estación de El Chorro.
COMARCA: Valle del Guadalhorce SISTEMA MONTAÑOSO : Sierra de la Pizarra.

COMENTARIO : Nos encontramos en una de los parajes más impresionantes y pintorescos que podemos disfrutar en la provincia de Málaga. La Sierra de la Pizarras es una formación rocosa compuesta de areniscas, materiales sedimentarios relativamente jóvenes y poco compactados de fácil disgregación. Esta particularidad facilita que los cursos de agua se encajen formando numerosos tajos como los de Almorchón, el Buitre o la Encantada. En contacto con esta mole rocosa se encuentra la Sierra de Huma, espectacular formación caliza que se eleva a 1191 mts. y en cuya cima podemos encontrar multitud de fósiles marinos, testigos elocuentes de su origen. Entre una y otra sierra, el río Guadalhorce se ha abierto paso tallando el majestuoso desfiladero de los Gaitanes, con una longitud de más de tres kilómetros entre paredes escarpadas de considerable altura que llegan a alcanzar en algunas zonas los 700 metros de altura. En sus paredes fue construido el espectacular "Camino del Rey" que recorre todo el desfiladero. El mal estado en que se encuentra la pasarela impide que ese trazado pueda ser utilizado en la actualidad.
  Parece ser que en una agreste zona de estas sierras, las Mesas de Villaverde, estuvo situada la fortaleza de Bobastro, verdadero nido de águilas y refugio de Umar Ibn Hafsum. La altura del enclave, su fácil defensa debido a la abundancia de precipicios y la riqueza en agua propiciaron que se mantuviera durante más de 50 años alejado del poder de los califas cordobeses. Umar Ibn Hafsum es considerado el prototipo de caudillo cristiano con raíces visigodas que se levantó en armas contra el poder centralizador del califato de los omeyas de Córdoba. 
  Hoy en día, el visitante puede admirar en una de las laderas de las Mesas, vestigios de la basílica cristiana que se construyó en la misma roca y de restos de murallas y torres que la defendían. Más arriba, en los años setenta, la construcción de un embalse supuso que desaparecieran multitud de vestigios arquitectónicos, lo que da pie a pensar que en este lugar, una pequeña meseta, estuvieran localizadas muchas de las defensas y viviendas de Bobastro.

 
Croquis de Situación

 

 
La Ascensión
CARRETERA : MA - 444 y MA - 448 VOLUMEN DE TRÁFICO : Escaso
ARCENES : No hay

FUENTES : No hemos observado ninguna durante la ascensión, por lo que habrá que aprovisionarse de agua en la fuente que está situada al comienzo de la ascensión o en el restaurante que hay en el mismo lugar.

PAVIMENTO : Muy variable. Hay tramos en pésimo estado que se alternan con otros, ya reparados, que se encuentran en perfectas condiciones para el pedaleo SEÑALIZACIÓN : Prácticamente nula. Los tramos reparados sí tienen señalización, tanto vertical como horizontal.

COMENTARIO : Nuestra aventura se va a desarrollar en el paraje natural del desfiladero de los Gaitanes y Tajo de la Encantada. La vegetación está formada por pinos piñoneros, encinas y eucaliptos que configuran el estrato arbóreo del lugar, acompañados de un matorral en el que abundan  sabinas, enebros, palmito, retama y jaras.
  Una vez que hemos dejado atrás el embalse de la Encantada y la estación de El Chorro, continuaremos por la carretera MA - 444 en dirección al puerto de las Atalayas. Tras dos suaves kilómetros con una pendiente media cercana al 4%, alcanzaremos un desvío a la izquierda por el que continuaremos durante algo más de cinco kilómetros por la MA - 448. Un corto descenso de doscientos metros y el paso por un estrecho puente van a suponer el comienzo de nuestro esfuerzo agónico, ya que a una primera cuesta del 13% se une la circunstancia de un pavimento infame, rugoso y con numerosos baches que hacen difícil mantener la verticalidad.
  Superado este primer tramo y tras un ligero descansillo, deberemos afrontar la parte más dura del recorrido. Se trata de un kilómetro y medio con una pendiente media superior al 10% aunque casi la mitad de la distancia se encuentra con un asfalto excelente que mitiga en parte el sufrimiento y permite aumentar nuestra lenta cadencia de pedaleo.
  Nuestro atormentado esfuerzo va a disminuir momentáneamente al alcanzar un primer collado en el kilómetro 2,6. Son doscientos metros en ligero descenso que coinciden con el cartel que nos indica la proximidad de las ruinas de la iglesia rupestre de Bobastro.
  Sin tiempo para recrearnos en el paisaje que se nos presenta ante nuestros ojos, tendremos que superar quinientos metros muy duros, con un asfalto en pésimas condiciones. Menos mal que, tras una última curva de herradura, el asfalto cambia coincidiendo con el acceso a la altiplanicie de las Mesas de Villaverde donde se encuentra ubicado el contraembalse de la Encantada que iremos rodeando. Continuaremos nuestro recorrido alternando tramos al 9% seguidos de bruscos descensos, hasta alcanzar el final de la carretera, en el que un mirador nos permitirá disfrutar de una impresionante panorámica  en la que acertamos a distinguir el valle del Guadalhorce y las sierras de Huma, Valle de Abdalajís, El Torcal y Aguas.