Puerto de Cómpeta (Por Torrox)
 
   
 
El Entorno
PROVINCIA : Málaga LOCALIDAD DE REFERENCIA: Cómpeta
COMARCA: Axarquía SISTEMA MONTAÑOSO : Sierra Almijara

COMENTARIO : El comienzo de nuestra ascensión lo vamos a situar en la localidad de Torrox - Costa. En las proximidades de su faro se han encontrado restos romanos correspondientes a la ciudad de Clavicum que perduró hasta el siglo VIII ya que se han encontrado restos de monedas visigóticas.
 Continuando nuestra ascensión discurriremos por una zona suavemente ondulada hasta alcanzar la población de Torrox, en la que predominan los cultivos de invernadero en su infatigable lucha contra el desarrollo urbanístico. Enclavada en un magnífico promontorio, mantiene un trazado típicamente morisco, con empinadas y estrechas calles.
 Una vez abandonada la localidad, seguiremos paralelos al cauce del río Torrox hasta abandonarlo y pasar a la vertiente del río Huit al tiempo que rodeamos el pico Rávita, que con sus 698 mts. es la cota máxima del municipio. Durante todo el recorrido hemos estado acompañados de almendros, olivos y viñas, con algunos productos subtropicales en el fondo del valle.
 Más adelante, comienzan a hacer acto de presencia las calizas de la sierra Almijara, apareciendo una cubierta vegetal formada por manchones de pinos de repoblación hasta alcanzar el puerto a 651 mts. de altitud.

 

 
Croquis de Situación

 
La Ascensión
CARRETERA : MA-102 y MA-137 VOLUMEN DE TRÁFICO: Abundante hasta alcanzar la segunda rotonda hacia Torrox. Posteriormente va a disminuir de forma obstensible.
ARCENES : No hay.

FUENTES : No hemos observado ninguna. 

PAVIMENTO : Va a variar según el tramo por el que circulemos. Hasta alcanzar la segunda rotonda que nos conduce a Torrox, la carretera se presenta ancha y con un asfalto en excelente estado. Desde ese punto el trazado se estrecha, el pavimento se vuelve más rugoso con algunos desprendimientos y parches y disminuye la señalización. A partir del kilómetro once de ascensión, la carretera se estrecha aún más y el piso tiene tantos parches y reparaciones que apenas distinguimos el original; de la señalización mejor no hablamos. Posteriormente la situación va a mejorar algo. SEÑALIZACIÓN : La señalización va a ir paralela al estado del pavimento. Así, hasta la rotonda que sirve de segundo acceso a Torrox, podemos apreciar una buena señalización, tanto horizontal como vertical. A partir de ahí, la señalización vertical va a disminuir, quedando sólo la horizontal en los bordes de la calzada. Posteriormente, va a desaparecer todo indicio de señalización, aunque se vuelve a recuperar tímidamente en los kilómetros finales.

COMENTARIO : La ascensión por esta vertiente presenta prácticamente las mismas características que la realizada por Algarrobo, aunque es un poco más larga. Por otro lado, el volumen de tráfico es bastante menor.
 Partiendo de Torrox-Costa y concretamente en la rotonda que hay junto a la antigua Venta El Conejito, comenzaremos a pedalear por un suave trazado que nos llevará a una primera rotonda en la que podemos continuar por la MA-102 convertida actualmente en la circunvalación de Torrox o bien atravesar el pueblo, no sin antes haber contemplado la bonita estructura de la ermita de Nuestra Señora de las Nieves.
 Nosotros continuamos por la circunvalación, en la que tendremos que superar algunos pequeños tramos en torno al ocho por ciento de pendiente.
 Una vez alcanzada la segunda rotonda hacia Torrox, la pendiente va a aumentar, situándose por encima del seis por ciento durante dos kilómetros, para disminuir posteriormente. La carretera va remontando paulatinamente el cauce del río Torrox hasta alcanzar en el kilómetro nueve un primer collado que sirve de paso hacia el valle del río Huit. Casi dos kilómetros más adelante, y coincidiendo con que la carretera se estrecha y el pavimento empeora, comienza un suave descenso que nos vendrá de perlas para recuperarnos del esfuerzo realizado, aunque no podremos relajarnos mucho ya que deberemos estar muy atentos al pavimento si no queremos llevarnos algún que otro sobresalto.
  Finalizado el descenso, entraremos en contacto con un tímido pinar que en algunos momentos del día puede ofrecernos algo de sombra. La carretera comienza a empinarse de nuevo y vamos a tener que sufrir otros dos duros kilómetros con algunas rampas al diez por ciento seguidos de otro más suave antes de sentir el placer de ver culminado nuestro esfuerzo con éxito.
 Cómpeta nos espera y no creo que viniese mal un vinillo de la tierra.