Puerto del León ( Por Málaga )
 
 
El Entorno
PROVINCIA : Málaga LOCALIDAD DE REFERENCIA : Málaga
COMARCA: Málaga SISTEMA MONTAÑOSO : Montes de Málaga (Parque Natural )

COMENTARIO : Vamos a adentrarnos en Los Montes de Málaga, macizo montañoso que desde el valle del río Vélez en el este de la provincia, se va a extender hasta las tierras próximas a Álora y Valle del Guadalhorce. Consiste en un relieve alomado con arroyos encajonados y fuertes pendientes, dónde el agua de lluvia discurre con fuerza llegando a provocar graves inundaciones.
Toda la ascensión va a discurrir por el parque natural de Los Montes de Málaga, creado en 1989. Abarca una gran masa de pinos, en su mayoría carrasco, procedentes de la repoblación forestal que comenzó en 1930 con el fin de dotar a las laderas del río Guadalmedina de una frondosa cubierta vegetal que absorviera el agua de las lluvias torrenciales que se dan por estas tierras y disminuir el riesgo de inundaciones  en la ciudad de Málaga. El Parque ocupa la margen izquierda del río ya que en la derecha apenas si se realizó repoblación alguna.

 
Croquis de Situación

 
La Ascensión
CARRETERA : C - 435 VOLUMEN DE TRÁFICO : Escaso, aunque al principio de la ascensión y hasta la Venta Bartolo hay algo más de tráfico.
ARCENES : No hay

FUENTES : Hay dos. Una está situada entre los kms. 11 y 12 que casi nunca tiene agua. Ya cerca de culminar la ascensión encontramos la Fuente de la Reina, con agua todo el año.

PAVIMENTO : Está en buenas condiciones aunque hay algún tramo un poco descarnado y con grietas . SEÑALIZACIÓN : Hay tanto vertical como horizontal, pero su mantenimiento deja mucho que desear, por lo que cada año que pasa observamos un deterioro progresivo.

COMENTARIO : Estamos ante una de las ascensiones más veneradas por los ciclistas malagueños, siendo  el primer reto de entidad para todo el que comienza a dar pedales. Una vez superado, nuestra autoestima habrá aumentado vertiginosamente y nos sentiremos "admirados y respetados" por todos.
 Este sentimiento de veneración obedece a varios factores:
 En primer lugar merecen destacar su dureza y longitud. Efectivamente, no es un puerto ni excesivamente largo ni demasiado duro por lo que se hace asequible a casi todos. No obstante, aunque la pendiente es bastante estable y mantenida, solamente alterada con algunas rampas sueltas que alcanzan el diez por ciento, siempre se atraganta, ya que para aquellos que no disfrutan de una buena condición física es un desafío demasiado alto, mientras que quién lo afronta en un buen estado de forma intenta superar los registros de anteriores ascensiones sin tener en cuenta que más de dieciséis kilómetros obligan a mantener un continuo esfuerzo durante bastante tiempo, lo que provoca que casi siempre lleguemos a las últimas rampas con una inexorable sensación de asfixia y flaccidez en las piernas.
 Por otro lado, es una de las pocas ascensiones de la provincia en que la mayor parte del itinerario cuenta con la presencia amiga de una gran masa forestal que nos proporciona sombra y con la compañía del canto de los pájaros que allí se ubican y que ameniza nuestro constante sufrimiento.
 Podemos añadir también que la escasez de tráfico nos permite pedalear relajados y admirar en cada curva las maravillosas vistas de la ciudad y de la bahía de Málaga.
 La ascensión comienza en la misma ciudad. Tomaremos la antigua carretera de Granada, hoy convertida en la C-345 que nos conduce a Colmenar.
 Podemos considerar una primera parte, de unos cinco kilómetros aproximadamente, que culmina en la venta La Montanera, anteriormente conocida como Venta Nueva. Nada más comenzar tendremos que superar un primer tramo duro que nos hará resoplar, sobre todo a aquellos que tardan en adquirir un buen tono muscular. Pasado el hotel La Minilla el recorrido se suaviza un poco para inmediatamente afrontar otro tramo duro con algunas curvas de herradura que nos incitan a dar media vuelta y desistir de nuestro intento.
Si no hemos hecho demasiado caso a nuestras sensaciones y hemos conseguido llegar a Venta La Montanera, vamos a poder disfrutar de una segunda parte considerada de "recuperación" en la que la inclinación disminuye y, si no vamos demasiado fatigados, podremos mejorar tanto nuestro estado físico como anímico y pensar con optimismo en superar la última parte que comienza una vez alcanzada la venta El Detalle.
 Son sólo tres kilómetros que se nos van a hacer interminables y en los que al sensible aumento de la pendiente que llegará al diez por ciento se unen los más de trece kilómetros que llevamos en nuestras piernas. En la última rampa, con la Fuente de la Reina a la vista los deseos de abandonarlo todo y echar pie a tierra son muy fuertes, pero más poderosa es nuestra obstinación. Los últimos quinientos metros, prácticamente llanos, nos permitirán coronar el Puerto y recuperar el aliento.