Alto de Olías(Por Málaga-El Palo)
 
 
El Entorno
PROVINCIA : Málaga LOCALIDAD DE REFERENCIA : Málaga y Olías
COMARCA: Málaga SISTEMA MONTAÑOSO : Montes de Málaga 

COMENTARIO : Partiendo de la ciudad de Málaga y más concretamente del barrio de El Palo, vamos a circular por uno de los numerosos espolones montañosos que prácticamente sin interrupción jalonan la costa oriental malagueña. Durante la mayor parte del itinerario vamos a recorrer la ladera montañosa que vierte sus aguas al arroyo Gálica, observando como referencia la magnífica cumbre del cerro de San Antón para, casi al final del trayecto cambiar nuestra orientación y abrirnos al valle del arroyo Totalán. Un poco más adelante y ya, en descenso podemos acceder a la localidad de Olías que forma parte del término municipal de Málaga.

 
Croquis de Situación

 
La Ascensión
CARRETERA : MA - 113 VOLUMEN DE TRÁFICO : Escaso
ARCENES : No hay

FUENTES : Hay una situada un poco antes de comenzar la ascensión propiamente dicha, bajo el viaducto de la autovía.

PAVIMENTO : Asfalto en un estado excelente SEÑALIZACIÓN : Hay horizontal lateral. La vertical es algo escasa.

COMENTARIO :Hemos situado la ascensión en los límites del casco urbano malagueño, en una rotonda que da acceso a la urbanización El Candado.
   Tras unos pocos cientos de metros de falso llano nos vamos a enfrentar al tramo más duro de todo el recorrido, ya que a unas duras cuestas cercanas al diez por ciento se une el hecho de que apenas hemos calentado, por lo que vamos a pasar por el síndrome de adaptación al nuevo esfuerzo, en el que nuestra mente nos incitará a abandonar el objetivo propuesto y dar media vuelta en el camino.
   Como ya somos conscientes de ello aguantaremos ese primer mal trago que finaliza aproximadamente al pasar por la Venta las Maravillas. Un corto descansillo que coincide con el paso bajo la autovía servirá para afianzar nuestra motivación ya que nos hará falta puesto que tendremos que afrontar un exigente tramo de aproximadamente cinco kilómetros en el que no va a haber posibilidad de relajación pues la pendiente se va a situar de forma constante en torno al siete por ciento. Esta monotonía será mitigada en parte por un par de tramos en el que tendremos que superar unas cuantas curvas de herradura, hecho que nos servirá para mejorar nuestra cadencia de pedaleo y la postura en la bici.
 Así, casi imperceptiblemente vamos a alcanzar un primer collado. A partir de aquí la pendiente va a disminuir ostensiblemente lo que nos va a permitir superar casi sin dificultad los dos kilómetros que faltan para  coronar el alto.