Cerro del Moro (Por Fuengirola)
 
 
El Entorno
PROVINCIA : Málaga LOCALIDAD DE REFERENCIA : Fuengirola y Mijas.
COMARCA: Costa del Sol Occidental SISTEMA MONTAÑOSO : Sierra de Mijas

COMENTARIO : Desde la llanura litoral donde se asienta la localidad de Fuengirola vamos a encaramarnos, a través de una sucesión de lomas,  en el mirador natural que constituye el pueblo de Mijas, asentado en la sierra del mismo nombre. Posteriormente continuaremos a media ladera para, de nuevo, comenzar a ascender sin solución de continuidad hasta alcanzar la cumbre del Cerro del Moro situado en la parte oriental de la Sierra.
  La situación costera de Fuengirola fue motivo de atracción para el asentamiento de los pueblos colonizadores a lo largo de la historia. Fueron los fenicios los primeros que arribaron a esta costa con el fin de comerciar con los nativos de la zona. Aquí fundaron la factoría de Suel. Los árabes le cambiaron el nombre por el de Sohail, estrella de la constelación de Argos que según la leyenda se podía divisar desde el castillo que aún hoy en día se conserva. A partir del siglo XVIII comienza a desarrollarse el comercio con Gibraltar, cambiando su nombre por el que actualmente conocemos. En la segunda mitad del siglo XX el boom turístico propició un formidable desarrollo urbano que la convirtió en una de las principales ciudades de la provincia de Málaga. Sus monumentos más importantes son la iglesia parroquial y el castillo de Sohail.
Llamada Tarnisa en época romana, Mijas fue conquistada en el 714 por Adalaziz, hijo de Muza, mediante un pacto con el pueblo hispanogodo. En  1487 fue reconquistada tras la toma de Málaga por los Reyes Católicos. Carlos I le concedió el título de villa por haberse mantenido fiel al emperador durante la rebelión comunera. Entre sus monumentos son destacables la coqueta plaza de toros, las dos iglesias de estilo mudéjar y el santuario de la Virgen de la Peña.

 
 
Croquis de Situación

 
La Ascensión
CARRETERA : A-387 y A- 368. El tramo de ascensión propiamente dicho no tiene denominación conocida. VOLUMEN DE TRÁFICO : Desde Fuengirola hasta Mijas el volumen de tráfico es bastante intenso, lo que hace muy peligrosa la circulación para los ciclistas. Entre Mijas y el desvío hacia el Cerro del Moro el tráfico disminuye bastante aunque tendremos que estar muy atentos, ya que es un tramo muy sinuoso y nos podemos llevar más de un sobresalto en alguna curva. Desde el desvío hasta el fin de la ascensión apenas vamos a encontrar tráfico.
ARCENES : Hay algo entre Fuengirola y Mijas. Posteriormente desaparecerá.

FUENTES : Podemos refrescarnos y llenar nuestros bidones en una fuente situada frente a la gasolinera que hay en Mijas.

PAVIMENTO :  Varía en función del tramo de carretera por el que vayamos circulando. Entre Fuengirola y Mijas la carretera es ancha con un asfalto en muy buen estado. El tramo entre Mijas y el desvío hacia los repetidores deja bastante que desear ya que la carretera es estrecha, aunque actualmente está en fase de mejora del trazado. El último tramo es muy estrecho aunque el pavimento está en magnífico estado. No obstante hay que tener cuidado con los desprendimientos y las grietas e imperfecciones debidas a la acción de las raíces de los árboles. SEÑALIZACIÓN : También es muy variable. El primer tramo tiene una buena señalización. En el segundo apenas encontramos alguna señal informativa . El último tramo sólo tiene señalización horizontal.

COMENTARIO : El comienzo de la ascensión los situamos en la localidad de Fuengirola, concretamente en la rotonda situada entre la estación de RENFE y el mercado municipal.
  Hasta el kilómetro tres aproximadamente vamos a disfrutar de una suave pendiente, ideal para ir calentando nuestras piernas. No obstante tendremos que tener nuestros cinco sentidos en continua alerta  ya que el abundante y peligroso tráfico van a poner a prueba nuestro temple.
  Una gran rotonda sobre la autopista de peaje AP-7 nos va a servir de transición, ya que unos cientos de metros adelante aparece el primer repecho. Se trata de una rampa al diez por ciento a la que le va a seguir otra más larga, con un máximo en torno al quince por ciento. Tras un corto descansillo tendremos que afrontar la parte más dura antes de alcanzar Mijas, con una sucesión de rampas por encima del diez por ciento y unos quinientos últimos metros durísimos que nos dejaran muy tocados.
  Tras refrescarnos y reponer agua en la fuente que hay a la entrada de Mijas, continuaremos durante unos dos kilómetros prácticamente llanos, aunque nuestro estómago comienza a encogerse al observar la impresionante vista del último tramo de la ascensión. Son cinco kilómetros en los que tendremos que pedalear al límite de nuestras fuerzas, y donde no encontraremos descanso alguno.